Premiere de El Pozo

en Saltillo

Cuando se filmó “El Pozo,” el cortometraje revolucionario dirigido por Guillermo Arriaga (autor de “The Burning plain,” “Los 3 entierros de Melquiades Estrada,” “Amores Perros,” y otras...) en locaciones de Coahuila, el equipo de producción no trajo actores profesionales para los principales papeles, sino que invitó a gente de la comunidad. Arriaga quería autenticidad en sus miradas, corriendo un gran riesgo como director.

El resultado fue un éxito fenomenal,  uno más para el audaz director y autor. El Pozo formó parte de la serie “13 formas de amar a México” con que Televisión Azteca rindió homenaje al bicentenario de la independencia y centenario de la Revolución. Se transmitió ampliamente por sus canales y fue aclamado en todos los rincones de México, llevando también las imágenes del desierto coahuilense a todo el mundo.

Pero el equipo encabezado por la productora Patricia Bernal había hecho un compromiso con la gente: regresar a exhibir el corto en la pantalla grande.

Pero no solo trajo “El Pozo,” sino que aprovechó la visita para hacerse acompañar de otros cortometrajes de la serie, con sus directores. Estuvieron en Saltillo Carlos Bolado con “La marcha de Zacatecas” y Fabián Corres con “El Monstruo,” además de que se proyectaron otros cortos de la serie, ante una sala llena de familiares, amigos y unos cuantos afortunados más en Cinépolis Nogalera.

Antes de la función, el cabildo de Saltillo, encabezado por el alcalde Jericó Abramo Masso, invitó a los cineastas a una sesión y les hizo entrega de un reconocimiento por la promoción de Saltillo y de Coahuila como un destino cinematográfico.

El grupo habló de las cualidades de Coahuila, sus paisajes maravillosos que incluyen desierto y hermosas serranías, la claridad de sus cielos y cualidad lumínica en general, sus vías de acceso, transporte aéreo, alojamiento y alimentación para un gran equipo y capacidad técnica de los coahuilenses.

El alcalde, por su parte, aseguró que las empresas cinematográficas serán siempre bien recibidas en Saltillo, en Coahuila.

© 2020 Sergio E. Avilés, RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS